Nuevas tecnologías para cirugía torácica


Con un éxito que ronda el 100% y una baja tasa de complicaciones, la broncoscopia navegacional en el quirófano híbrido permite el marcaje y la extirpación de nódulos pulmonares en una sola operación.
La ENB (broncoscopia navegacional electromagnética, por sus siglas en inglés) permite marcar nódulos pulmonares y extirparlos en un único procedimiento con una alta precisión. De hecho, cuenta con un éxito de casi el 100% y con una baja tasa de complicaciones, de manera que se posiciona como una técnica con futuro en los quirófanos donde se realizan procedimientos quirúrgicos híbridos.
Mientras que en especialidades como la neurocirugía o la cirugía vascular son procedimientos ya consolidados, todavía no lo son tanto en cirugía torácica. El uso de esta técnica permite detectar y marcar marcar lesiones difícilmente palpables en el pulmón, y extirparlas mediante técnicas de Cirugía Torácica mínimamente invasivas.Así, se reducen las complicaciones y es más cómodo para el paciente.
La técnica se inicia con una tomografía computarizada (TC) del tórax de manera preoperatoria. A continuación, gracias a un sistema software se crea una imagen en 3D de las vías respiratorias y una vía de navegación hacia la lesión pulmonar. El paciente recibe anestesia general y se le realiza una intubación endotraqueal con un tubo de luz única, a través del cual se le inserta el broncoscopio. Posteriormente a través del broncoscopio se inserta una guía electromagnética localizable (LEG) la cual ira siguiendo la ruta de navegación hasta alcanzar el objetivo, es decir, la zona de los pulmones donde se encuentran las lesiones que se quieren marcar y tratar. Después se retira la LEG y se deja el canal de trabajo en su lugar. A través de este canal, se pasa una aguja broncoscópica flexible y se inyecta un colorante, en concreto azul metileno, directamente en la lesión que se quiere marcar. Gracias a este tinte, el cirujano torácico puede visualizar mucho mejor las lesiones, incluso cuando son de un tamaño inferior a un centímetro. Una vez ha finalizado la localización de las lesiones pulmonares y el marcaje con tinta, se introduce un tubo endotraqueal de doble luz. A continuación se efectúa el tratamiento quirúrgico que procede en cada caso.

En cuanto a los resultados, de seis estudios revisados, cuatro tuvieron un éxito total, y los otros dos del 79% y el 97,2%, por lo que la esperanza de uso futuro garantizado es muy elevada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Impacto de la genética en el comportamiento

España abraza a los robots en las empresas

Ser hiperactivo o distraído es cosa de los genes.