La inteligencia artificial sacará a la luz los empleados que no aporten valor.













La inteligencia artificial nos preocupa a todos, ya está aquí, y va a impactar en los puestos de

trabajo en un futuro muy cercano. Los robots no nos van a quitar el empleo, pero sí que lo
van a cambiar drásticamente.
La inteligencia artificial está presente desde hace tres o cuatro años. Pero no es el tipo de IA que la
gente espera, en la actualidad está destinada a ayudar a los empleados a hacer sus tareas, no a
sustituirlos. Por ejemplo, si necesitas cubrir una nueva vacante en tu empresa, la IA te da pistas,
información para tomar mejores decisiones. No puede tomar el dictamen final, no conoce las
emociones ni la lógica detrás de ellas, pero si consigue evitar los amiguismos, y las ineficiencias.
Jamás sería capaz de sustituir a un comercial vendiendo un producto complejo. Pero en otros casos
como en la conducción autónoma tiene sentido, porque una máquina siempre lo va a hacer mejor que
las personas, ya que tiene más sensores. Pero en tareas complejas y creativas es más complicado
que ocurra.
Los trabajos serán reemplazados, pero solo los puestos compuestos de tareas repetitivas, sin
creatividad o sin interacción con más personas.
Se podrán reducir los perfiles administrativos, y aumentar los que afecten a negocio. Los empleados,
podrán dedicarse más tiempo a lo suyo, y abandonar las tareas administrativas. El empleo cualificado
se beneficia, pero el no cualificado no tanto. El tipo de tarea que se va a sustituir es como la de los
robots en las cadenas de montaje, es decir, las más repetitivas, como enviar mails o hacer facturas.
De todas formas, la felicidad de los puestos de trabajo llenos de tareas de ese tipo tampoco es
elevado, así que será bueno para todos si desaparecen.
Las herramientas que dispondrán los empleados serán diferentes. Y éstos necesitarán de
habilidades de análisis de datos, tanto como empleado, como de usuario final de este tipo de
tecnologías.
El trabajo, cada vez, va a estar más basado en datos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Impacto de la genética en el comportamiento

España abraza a los robots en las empresas

Ser hiperactivo o distraído es cosa de los genes.