Impacto de la genética en el comportamiento


Impacto de la genética en el comportamiento


¿La personalidad es hereditaria?


La revista BBC Focus reveló que varias características que conforman la personalidad dependen de sustancias cuya producción está influenciada por factores genéticos. Si los seres humanos podemos ser amables, simpáticos, extrovertidos, etcétera, es porque disponemos de una serie de estructuras biológicas que dependen en parte de la genética.


El profesor Nathan Gillespie del Instituto de Investigaciones Médicas de Queensland de Australia apuntó que los genes influyen hasta un 60% en la personalidad. Sin embargo, subrayó la importancia de los factores ambientales para que los rasgos heredados se expresen.


Entre los rasgos que pueden heredarse están el liderazgo, el tradicionalismo, la obediencia a la autoridad, la disposición a tomar riesgos y la respuesta al estrés. Gillespie también abordó la importancia que tienen los genes en las depresiones, apuntó que el peso de los factores heredados en este aspecto alcanza hasta el 40%.


De acuerdo a los investigadores de la Universidad de Toronto, entre el 40% y el 70% de los hábitos de sueño de una persona o el reloj biológico está determinado genéticamente.


¿La violencia está en los genes?


Un grupo de neurocientíficos del Instituto Karolinska, en Suecia, descubrieron que los individuos condenados varias veces por delitos relacionados con la agresividad poseían al menos una de las siguientes variantes genéticas: CDH13 y MAOA.
Este último, conocido como el “gen del guerrero”, controla la producción de dopamina. Si su actividad disminuye, y el portador además consume alcohol, cocaína o anfetaminas, se produce una explosión de dopamina que potencialmente puede llevar a la comisión de delitos violentos.


Tener pareja depende de los genes


Un equipo de investigadores de las universidades chinas de Henan y Pekín realizaron un experimento para comprobar si el gen 5-HT1A compuesto por las variantes C y G, estaba relacionado con la probabilidad de un adulto joven a comenzar una relación amorosa.


Descubriendo 50.4% de las personas con genotipo C tenía pareja; los que poseían genotipo CG o GG apenas un 39%, Esto es porque los portadores del alelo G se sienten menos cómodos en relaciones íntimas con los demás.


Lo que comes no lo decides tú, sino tus genes


Según un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid, las variantes genéticas que poseemos modifican nuestro cerebro y determinan nuestros gustos y hábitos alimentarios.


La felicidad está en el ADN


El último estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Gestión de Varna (Bulgaria), expone que los genes determinan que los ciudadanos de un país sean más felices que los de otro.


Descubrieron que los ciudadanos que se consideraban a sí mismos más felices eran los que contaban con la variante genética RS324420, responsable del aumento de la percepción de placer y la disminución de la sensación de dolor.


Los habitantes de Ghana y Nigeria en África Occidental así como como México y Colombia en América Latina representaban el grado más alto de felicidad. Los habitantes más infelices y que contaban con menos presencia del gen RS324420 eran Hong Kong, China, Tailandia y Taiwán.


Que rías y sonrías más o menos depende de tus genes


Un nuevo estudio de la Universidad Northwestern y de la Universidad de Ginebra (Suiza) ha determinado que la reactividad emocional depende de nuestro ADN. Los investigadores analizaron los alelos cortos y largos del gen 5-HTTLPR (implicado en la regulación de la serotonina y por tanto en la depresión y la ansiedad).


Las personas con el alelo corto del gen 5-HTTLPR pueden florecer en un ambiente positivo y sufrir en uno negativo, mientras que las personas con alelos largos son menos sensibles a las condiciones ambientales.


El gen de la anorexia
Un reciente estudio de la Universidad de Iowa (EE.UU.) ha demostrado que entre el 50% y el 70% del riesgo de sufrir un trastorno de este tipo es hereditario, debido a la carencia del gen ESRRA, relacionado con el estrógeno.

El experimento demostró que aquellos que carecían del gen estaban menos motivados a buscar comida alta en grasas cuando tenían hambre y presentaban interacciones sociales anormales.

Comentarios

Entradas populares de este blog

España abraza a los robots en las empresas

Ser hiperactivo o distraído es cosa de los genes.