“Vamos a captar terremotos en Marte”

El hombre que dirige la actividad diaria de 5.800 científicos explica las próximas misiones de esta agencia al planeta rojo y a la luna de Júpiter, que puede albergar vida.


Larry James cuenta que de niño su padre le llevó a ver el despegue del Apolo 9. Era marzo de 1969. Tan solo cuatro meses y dos lanzamientos después, Neal Armstrong y Buzz Aldrin se convertían en los primeros hombres en pisar la Luna. El pequeño Larry ya sabía qué quería hacer de mayor. Hoy es vicedirector del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), desde donde se controlan las principales misiones de exploración robótica de la NASA. James es el encargado de gobernar el día a día de una institución con 5.800 científicos y que genera 2.200 millones de dólares de beneficios al año.

La tecnología salida de este instituto (sonda Cassini) puede encontrarse estos días en la ciudad de México, donde se han empleado su radar de alta precisión, capaz de detectar el latido del corazón de una persona aún con vida sepultada bajo 10 metros de escombro, para salvar a las personas atrapadas tras el terrible terremoto.
También es la única que ha salido del Sistema Solar a bordo de Voyager 1, la nave que más lejos ha viajado en el espacio.

Hace unos días, el JPL puso punto final a una de sus misiones más exitosas. Tras explorar Saturno durante 13 años, la sonda Cassini se desintegró en la atmósfera del planeta para no contaminar la lunas Encélado y Titán, donde puede haber vida.

James (Virginia, 1956), teniente general retirado de las Fuerzas Aéreas de EE UU realizó una entrevista en la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid), para participar en un congreso de tecnología aeroespacial.
En dicha entrevista, James nos adelanta información del trabajo de la sonda Cassini en Marte; su próxima misión llamada Insight. ‘‘Solo aterrizará, no se moverá por el planeta como hacen los rovers. Su objetivo es entender el interior del planeta. Lleva tres sismómetros construidos por la agencia espacial de Francia y un torno que penetrará en el terreno que ha desarrollado la agencia espacial alemana. Con esta misión podremos captar terremotos en Marte y mediremos la temperatura de su núcleo.’’, declara James.
También nos informa de que mandarán un rover en 2020, el cual tiene dos componentes fundamentales. El primero es un conjunto de instrumentos para buscar indicios de vida y el segundo un sistema para tomar muestras de terreno, preservarlas con asepsia y dejarlas en la superficie del planeta.  En una tercera fase enviarán otro rover más pequeño que recogerá el paquete con todas las muestras y las enviará a una nave orbital usando un pequeño cohete. Luego las traeran de vuelta a la Tierra. Esta última etapa está prevista para mediados de la próxima década.

Tras esta información, aún seguimos con la duda: ¿Hay terremotos en Marte?
‘‘Allí no hay tectónica de placas como en la Tierra- manifiesta James- así que los movimientos serán menores. Es posible que el núcleo genere terremotos, aunque no lo sabemos con seguridad. En cualquier caso serán impactos o vibraciones que podremos medir y su propagación por el planeta nos enseñará cómo es su interior.’’

También nos desvela que los científicos están eligiendo los puntos de aterrizaje ahora mismo y uno de sus criterios es ir a zonas donde pudo haber vida.
‘‘Las posibilidades de encontrar vida actual son bastante pequeñas, nunca se sabe, pero lo ideal es encontrar pruebas de vida microbiana pasada.’’

Bibliografía: https://elpais.com/elpais/2017/09/27/ciencia/1506538704_824517.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

La evolución humana, a una huella de ser destruida