¿Un tercer elemento en el núcleo de la Tierra?





Representación del núcleo de la Tierra.

 Durante décadas, el tercer elemento del núcleo de nuestro planeta, ha sido un auténtico enigma para los científicos, quienes han estado tratando de descubrir cuál es durante este tiempo. Al fin, unos científicos japoneses creen haber dado en la tecla, puesto que han recreado las altas temperaturas y presiones que encontramos en el núcleo de la Tierra, llegando a la conclusión de que el candidato con más papeletas es el silicio.
Resultado de imagen de silicio



Eiji Ohtani, investigador principal de la Universidad de Tokio, Japón, aseguró que alrededor del 5% del peso de nuestro núcleo podría ser silicio disuelto en las aleaciones de hierro y níquel. Las proporciones aproximadas de cada elemento son al menos un 85% de hierro, un 10% de níquel y el ya mencionado 5% de silicio.

Exactamente, lo que llevó a los protagonistas de esta historia a dicha conclusión fue la creación de aleaciones de hierro y níquel que mezclaron con silicio y sometieron a la presión y temperatura adecuadas. Observaron que con efectos sísmicos, esta mezcla "casera" se comportaba igual que lo que se veía en el interior del planeta con el estudio de los sismos reales.

No obstante, Eiji Ohtani garantiza que se requiere más trabajo para confirmar que el tercer elemento del núcleo sea silicio, e incluso se niega a descartar otros posibles componentes además de estos tres. Sin ser ésto suficiente, el profesor Simon Redfern, de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, mencionó la sugerencia de otros investigadores, que recientemente añadieron que la presencia de oxígeno podría ser importante en el núcleo.
Resultado de imagen de oxígeno



Ésto solo confirma que no podemos garantizar nada y debemos esperar a que se realicen más estudios, que aunque no guste, es lo que sucede con nuestros queridos métodos indirectos. 



Fuente de información de los hechos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Impacto de la genética en el comportamiento

España abraza a los robots en las empresas

Ser hiperactivo o distraído es cosa de los genes.